28 ene. 2010

SÍSTOLE-DIÁSTOLE IN LOVE: El Festín

El enemigo acecha de nuevo, y nosotros, protagonistas de éste festín de cada porción de tu cuerpo, maldecimos desilusionados esto que apesta a despedida; mientras tú, anfitrión exhausto, te quejas de ésta fama inmerecida, maldiciendo a esas batas que te empujan cada día a la misma ceremonia.
(¡Vámonos!, te digo. Dile que esto no va contigo, que a buenas horas aparece. Que tú y yo no estamos para protocolos.
Y que esperen a que no estemos para enseñarnos cómo tendríamos que haberlo hecho).

laVargasSublima.


15 ene. 2010

Hoy, en Musicón - Situación: Long Nights




Tema: Long Nights
Intérprete: Eddie Vedder
Álbum: Into the Wild
Año de edición: 2007
¿Por qué éste tema y no otro? Porque me encanta lanzarme al vacío de sus acordes.






Contexto ideal: Eres viejo y te has subido al rascacielos más alto que has encontrado. Desde la azotea miras el suelo; parece duro. Y por inercia saltas, más bien te dejas caer.

Te gusta la sensación de sentir el aire en la cara, y tus piernas y brazos traquetean por el choque del viento, pero cuanto mas caes, mejor te sientes. Te miras las manos y parecen más jóvenes. Ya no tienen esas manchas que tanto te disgustaban y las venas ya no están tan marcadas. Las miras un instante. Definitivamente, son unas manos más jóvenes.

En el camino vertical tus huesos y músculos se hacen más fuertes y la piel de tu cara cada vez más tersa. Estas cayendo lentamente, como flotando en un sueño lleno de nubes, pero, sin pausa, no cesas de juvenecer. No piensas en nada.

Los vecinos no están sorprendidos. Mientras caes, tras tu figura, dejas ventanales que guardan a un anciano comiendo solo al lado de su perro, a un hombre llorando, a una pareja discutiendo, a un adolescente haciendo el amor con su primera novia, a un niño mirándose al espejo.

No lo ves, pero sabes que estás cerca del suelo. Eres muy pequeño, a penas tienes el tamaño de un bebé prematuro, y el edificio está a punto de acabarse.

Pero el suelo no es un límite, y al llegar al borde, donde empezaría la masa impenetrable de asfalto, hallas un cielo inesperado, y tu cuerpo diminuto cae hacia arriba y se pierde como un globo de feria.


Estilismo para la ocasión: Vas vestido de blanco, muy limpio, con varias capas de ropa del mismo color. Mientras menguas, pierdes las prendas, que se quedan atrás en la caída, flotando como medusas de viento, hasta dejarte completamente desnudo.

Dorianroll

 

I

Cuando dices algo que hiere a alguien, ya no hay lugar para la disculpa. Puedes excusarte por cómo lo has dicho, pedir perdón por soltarlo en un momento tan inoportuno o jurar y perjurar que no querías decirlo, pero nunca podrás retirar tus palabras.
No es un pretexto válido la ira, porque cuanto más enfadados estamos, menos meditamos lo que soltamos por la boca, no seleccionamos la información y dejamos que nuestras ideas actúen por libre. Pensamientos escondidos en los archivos mas profundos del cajón, vuelan a su libre albedrío sin un buen administrador que los clasifique y proteja el “TOP SECRET” que llevan inscrito en rojo.
A quien ofendes con tus palabras, no le sirve pensar en el enfado, ni en el despiste, ni en la inocencia, ni en el alcohol, ni en el estrés, ni en la rabia, ni en el amor, aunque quiera. Nunca creerá desde cuando, pero ahora sabe que ése archivo existe.
Dorianroll