31 may. 2010

Mataba orcos


Vivía escondido en una cabaña remendada con mentiras de las gordas. Le despertaba un temblor de vergüenza y corría a untar tostadas de mermelada desalmada. Bocados de pan mustio. Sorbos de café tifoideo.

Saciaba su hambre histérico de cuentos nuevos, montado en un triciclo que le conducía a caminos iluminados por luces de neón. Mataba orcos, con los ojos tristes. la lengua manchada de caramelos cáusticos. la nariz saturada de alegría postiza. Victorias con confeti edulcorado.

Y cuando volvía a casa con la ropa sucia, el corazón en el calcetín, el alma en el nudillo, entonaba plegarias que rebotaban en el infierno, suplicando a los orcosmuertos una grieta de compasión.

26 may. 2010

Moth


No es ningún secreto: el magnetismo del negro suele manchar mis instintos, me infecta y me empujo, yo solita, al fondo del pozo.
Si alguna vez me doy la oportunidad de volver a nacer me pido ser polilla para revolotear como una idiota y acudir siempre (siempre, siempre) a la luz. A tu luz.

I am a moth
who just wants to share your light
I'm just an insect
trying to get out of the night



16 may. 2010

Piedras

 
los peces no pueden comer tanto... se mueren, tío.

7 may. 2010

Palabras anacoretas: Provecto

Mi cumpleaños se acerca 
y siento que voy directa a la edad provecta, 
a pesar de que...
 
No luzco arrugas importantes,
ni uso dentadura postiza,
y no tengo ni una puta cana.

No necesito tomar pastillas,
ni disfruto de las ventajas de la tarjeta dorada,
ni sufro incontinencia.

No tengo pajotera idea de hacer ganchillo,
odio el Bitter Kas,
y no he pisado jamás Benidorm.

Pero sí es verdad que me unto con cremas de arriba a abajo,
y le debo una visita al dentista desde hace meses,
e incluso últimamente me ha dado por oscurecerme el pelo.

No puedo negar que cada vez tengo más achaques,
regateo más descuentos
y sufro verborrea.

Por fin he aprendido a coserme un botón, 
bebo poco y apenas me emborracho.
Además siento que no tengo edad para ir este año al festival de Benicássim.

PROVECTO: (del latín provectus). 1. adj. Caduco, viejo. 2. adj. Maduro, entrado en días.

5 may. 2010

Hasta luego

Llevaba semanas acordándome de ti sin motivo aparente. ¿Dónde estará ese pequeño cabrón argentino...? 

Y precisamente hoy he recibido la noticia. Ahora lo entiendo todo. Malditas señales del destino; manda puñaladas cargadas de mala hostia. 

No me queda más remedio que ser tu "asignatura pendiente". Y me reiré, con amargura, al recordar esas palabras tuyas. Me hubiese encantado revolcarme en nuestro sarcasmo canalla una última vez, reírnos incluso de esto y verte encima de un escenario. Mierda, ahora tú también eres mi asignatura pendiente...

Te echaré de menos.