30 mar. 2011

Sin título



Todo se rompe y se recompone.

Y esa es la única verdad absoluta que articula mi lengua de fuego.

No hay comentarios: