26 may. 2011

Sin título.


Docenas de huevos pisados por el mismo gallo cojo insonorizan tu diafragma de cartón-piedra.
Mientras, el Grito estruja con sus garras de reloj las horas que nos quedaban.


No hay comentarios: