19 jun. 2011


                                                                                                Foto: laVargasSublima

No tiene tripas ni corazón y,
es por eso,
que miente más que en cualquier esquina
de una fábrica de niños de madera.

Niños con la nariz larga,
no digáis vuestras verdades.
Si lo hacéis correréis el riesgo
de tener que bombear vuestra sangre
con órganos de digestión.

Dejad de abrir vuestras bocas de pino,
y de suplicar encias con dientes,
o acabareis llenándoos el vientre de arañas 
empapadas con vuestra propia saliva
cómplice de lo que nunca acaba de pasar.

No supliquéis una vida de carne y hueso.
Quedaos de madera y tela,
con los pelos despeinados,
que así no os contarán los días.

Vuestras tripas, serán tripas.
Vuestro corazón, corazón.
No seréis cuerpo ni dolor.
Sólo mentira de madera,
y recuerdos de nariz larga.

3 comentarios:

nat dijo...

"buenos días" te digo con los pies en el parquet y el corazón lleno de serrín.

Manifiesto Orgánico dijo...

Brava! Arriba los humanos de madera y pulso de sabia. :)

lavargasSublima dijo...

;))
Arriba!!!!