31 jul. 2011

Lo decible se me desordena,
y la forma, última superviviente de esta sed vasta y cruda,
se convierte en una configuración miserable y carcelaria.