26 jul. 2011

Un pulso roto y exhausto,
bombea un delirio mendigo,
y logra el silencio perfecto. 
Silencio confesor,
que está parado pero no se agota,
que  tapa los ojos pero no oculta,
que ha llegado el tiempo de los vivos,
envenedados de indiferencia.

No hay comentarios: