17 sept. 2011

Sin titulo.

Traté de advertirte
de que nada es eterno.
Que ni el chispazo de mi aliento
ni la tensión de nuestros cuerpos
ni las brasas que iluminaron
tu pena con su fuego
mantendrían la viveza
de aquellos primeros momentos
una vez haya expirado
nuestro efímero crescendo.

Traté de enseñarte
que mi verbo espléndido
y mi boca cerrada
solo fraguaban la imagen
por los dos anhelada.
Que puedo serlo todo
y que suelo no ser nada,
que de alguna forma sí,
te engañaba.

Y ahora te digo lo siento por omitir
que aunque es verdad que no necesito dormir
es porque nunca estoy despierto.

Trato de decirte
que las horas pesas,
que no somos Atlas
y nos aplastará la esfera
gigante como el mundo
de tu reloj de pulsera.

2 comentarios:

Mia Wallas dijo...

'que aunque es verdad que no necesito dormir,
es porque nunca estoy despierto.'

...

Anónimo dijo...

Me encanta Carlos
Noe