14 may. 2011

Simón Carbajal de Jorge Luís Borges

(Aquí dejo el trozo de un poema que me encanta. Un gustazo que se clava en el pecho.)

El duelo era fatal y era infinito.
Siempre estaba matando al mismo tigre
inmortal. No te asombre demasiado
su destino. Es el tuyo y es el mío,
salvo que nuestro tigre tiene formas
que cambian sin parar. Se llama el odio,
el amor, el azar, cada momento.

No hay comentarios: