23 oct. 2010

Wrong


Infectado de duda y vergüenza, se movía al ritmo del odio buscando el compás de la resurrección.

Inconsciente sátira de sí mismo. En aquel espacio que ya no era suyo.

Y se negaba a enterrar sus formas.

Aunque el deshielo fuera inminente.

1 comentario:

marcoantonioraya. dijo...

viva la disolución de la forma y la re(de)construcción del error.
ole la vargas.